dilluns, 20 d’agost de 2007

LOS 4 FANTÁSTICOS Y SILVER SURFER, o "¿y Stan Lee qué opina de eso?"

Aviso: esta especie de crítica contiene SPOILERS a punta pala, ¿ok?

Uno de los pocos momentos afortunados de esta peli puede que sea la enésima aparición de Stan Lee. Que sí, que vale, que está hasta en la sopa, y a según quién ya le cansa que saque su careto por cada film y serie (y algún que otro cómic especial) fantástico-superheroica que se preste (por cierto, pensaré en escribir un articulito recapitulando sus numerosos cameos, prometido). Pero que le voy a hacer, yo soy de los que idolatran a Stan The Man, al gran creador de todo un universo fantástico y el máximo responsable de una de las grandes revoluciones del cómic de superhéroes, y a demás de todo eso, un viejete simpático y con un gran sentido del humor. Y mirad, en este caso la cosa tiene cierta gracia; ocurre hacia el principio, en la boda de Reed (el soso elástico, digo... Mr. Fantástico) y Sue (la mujer desnuda, digo... la Mujer Invisible), donde aparece un tímido Stan Lee asegurando que se trata de él mismo en persona (no actúa mal el hombre, no), chocando con la incredulidad de una especie de portero de discoteca que filtra los invitados.

¿Pero y si la cosa tiene algo más que gracia, y si incluso tiene mucho sentido? Porqué ciertamente, creo que Stan Lee, el auténtico, no está invitado en esta lamentable fiesta que es la segunda entrega cinematográfica sobre los 4 fantásticos.

Stan Lee es célebre por encargarse de crear, de sopetón, la pràctica totalidad de personajes estrella de Marvel Comics, allá por los años sesenta y rodeado por un puñado de dibujantes excepcionales. Spiderman, los X-Men, Daredevil, Iron man, Thor, Doctor Extraño, Hulk y muchos otros le deben la existencia a este visionario guionista. también los 4F, cuya creación, de hecho, fue la primera, el origen de lo que se ha llamado el universo Marvel. También Estela Plateada (uy, perdón, es como Mr. Proper; ahora se llama Silver Surfer ¬¬), que si bien no fue inicialmente idea suya, sinó del genial dibujante Jack Kirby, fue él quién se encargó de darle una inolvidable personalidad. De hecho Estela Plateada es su personaje favorito, y los 4 Fantásticos son su ópera prima en el historial del milagro Marvel y uno de los buques insignia de la casa.

Sabiendo todo eso sorprende el poco esmero que han puesto los de Marvel en las pelis de los 4F, viendo otros proyectos destacados como las sagas de Spiderman o X-Men, que han resultado bastante interesantes, o proyectos futuros, como Iron Man y otros Vengadores que harán el salto a la gran pantalla en los próximos años, en los que parece que se están esforzando mucho para conseguir dignísimos productos. La primera película de los 4 Fantásticos fue algo muy, muy, muy soso, sin nervio, sin carisma y sin fondo. Y la segunda... es una peli terriblemente coherente con la línea iniciada por su predecesora.

Personalmente nunca he sido un gran fan de los 4F, pero en cambio si que soy un fiel lector de Estela Plateada (AKA Silver Surfer), y solo decir que la historia original con la que forzosamente se debe enlazar esta película, la llegada del surfista plateado y Galactus a la tierra y su enfrentamiento con los 4 Fantásticos (El día del juicio, en los cómics), es uno de los momentos más celebrados de la historia de Marvel. ¿Y qué han hecho? cargarse cosas, muchas cosas. Galactus se ha convertido en una especie de nube polvorosa (hasta aquí vale, que un gigante cornudo vestido de rosa igual no quedaba tan bien en el cine como en los cómics), sobre cuyo poder, origen y sentido en el universo (temas fundamentalmente tratados en los cómics, pues la cosa tiene su miga) nada se dice, y no solo eso, sinó que resulta que al parecer se lo cargan (todo comiquero ahora debería escandalizarse definitivamente). Lo de Estela Plateada es más grave aún, si cabe; de uno de los personajes más nobles, poéticos, profundos, poderosos y entrañables de los cómics norteamericanos se ha pasado a un petimetre ceñudo que suelta cuatro tristes frases, al que derrotan fácilmente y que deja de dar pelea a media película para ceder los poderes (!) a un Dr. Muerte cuyo papel en todo esto es batsante surrealista. Pocos personajes de cómic de superhéroes dan el juego que da Estela Plateada, cualquiera que conozca un poco el personaje lo sabe perfectamente, y la verdad es que de todo ello no aprovechan nada. Lo de los 4F sigue en la línea de la primera película, es decir, que se anuncian conflictos personales i sociales que podrían tener mucho interés (y ahí radica la genialidad de Stan Lee, que en su día revolucionó el cómic superheroico introduciendo estas cuestiones tan humanas en las vidas de sus heroicos personajes) pero a la hora de la verdad no se explotan lo más mínimo y se resuelven por arte de virivirloque. Mención aparte merecen las riñas parejiles de los novios, tan insulsas como ingénuas, y sobretodo el drama de la Cosa... o el no drama. Pues si los problemas sociales y personales de este personaje fueron de las pocas cosas salvables de la primera película en esta segunda al parecer se han ovidado por completo y lo han convertido en un bufón infantil.

Sobre decir que soy de los que ante las adaptaciones procuran tomar perspactiva y olvidarse de los detalles que son iguales o difieren del referente orginal, pues lo que uno observa es una nueva obra en si misma y así debe juzgarla. El problema llega cuando resulta que al margen de cargarse vilmente las grandes ideas en las que se basa, Los 4 fantásticos y Silver Surfer es, por lo demàs, un filme mediocre. Se salvan los fectos especiales quizá, como casi siempre en Hollywood, si bien hay algún elemento que chirría un poco, como el nuevo traje estilizado Special K de la Cosa, pero básicamente el elemento visual és espectacular.

Del resto poco a destacar. Se trata de un guión simplón e irregular, en el que se echan a faltar algunas páginas (cosa sorprendente, pues el metraje de la película es corto, hora y media, y conociendo los estándares actuales bien podrían haberse tomado unos cuantos minutos más para redondear unos cuantos hilos que quedan muy pobremente presentados. Quizá cuando saquen la inevitable versión extendida la cosa mejore, pero no creo que lo comprueve por mi mismo, todo sea dicho). El apartado de los actores es difícil de abordar, pues da la sensación que no pueden ser tan malos como efectivamente parecen. La peli no ayuda a lucirse, ciertamente. Quizá merezca la pena rescatar de la quema a la Antorcha Humana (Chris evans), cuyo personaje es el mejor tratado por los responsables de la película.

Como muestra de lo poco cuidado que está todo hablemos de unos pasajes en concreto llenos de despropósitos: resulta que cuando la Antorcha Humana se enfrenta a Estela Plateada este le da un palizón, y entre las consecuencias de esto nos encontramos que cada vez que el chico llameante toca a uno de sus compañeros se intercambia los poderes con él. En primer término es la Cosa quién intercambia los poderes con Jhonny Storm, recuperando su apariencia humana, anhelo que en la anterior película fue uno de los motores principales del argumento, y a lo que aquí el bueno de Ben Grimm no da mayor importancia que un par de chistes malos. En otra ocasión es la Mujer Invisible quién gana los poderes de la Antorcha y se enciende como una cerilla. ¿Y qué pasa cuando recupera sus poderes normales y deja de llamear? que resulta que su traje se ha quemado (recordemos que los trajes de esta gente tienen los mismos poderes que sus propietarios, así que el de la Antorcha es imnífugo pero el de Sue no) y ella queda desnuda en el suelo. Sí, otra vez la dejan desnuda como ya pasó en la primera peli, y aunque no enseñe gran cosa parece que el hecho en si sale rentable. Lo raro es que más adelante quién pilla los poderes de la Antorcha Humana es Mr. Fantástico, que también se enciende pero en cambio, cuando recupera sus poderes, resulta que milagrosamente su traje (elástico, que no imnífugo) no se ha quemado. Parece que el cuerpo de Ioan Gruffud no vende tanto como el de Jessica Alba. eso sí, el traje que llevaba Sue, el único traje en todo el universo que comparte con ella la capacidad de volverse invisible, y que se había quemado dejándola inoportunamente desnuda en medio de la multitud, luego aparece de nuevo como si nada hubiera pasado.

En fin, que quien viera la primera película y se contentara con lo que vio seguramente también pasará un rato distraído con esta, pues viene a ser lo mismo pero con más pasta.

Perdónales Stan, que no saben lo que hacen... Y por cierto... ¿¿¿¿¿como les dejas hacer esto?????